Skip to content

Aunque parezca que todas las grasas son iguales, existen grandes diferencias que definen su rendimiento en un rango de escenarios diversos, por ello, te invitamos a que conozcas cómo seleccionar la grasa adecuada para tu equipo.

Elegir grasas de alto desempeño hará una diferencia en tu operación y te ayudará a reducir costos de mantenimiento, por eso es importante conocer qué debemos buscar antes de seleccionar una grasa y cuáles son los beneficios que obtendremos.

¿Qué buscar en una grasa?

1) Definir si requiero que trabaje a altas o bajas temperaturas

Si las temperaturas son extremas, entonces se necesita un aceite que tenga una viscosidad estable. Los aceites sintéticos tienen esta propiedad, en altas temperaturas se adelgazará menos, mientras que en bajas temperaturas permitirá que haya mejor fluidez, logrando en ambos escenarios una mejor protección del equipo.

2) Detectar qué viscosidad requiero, dependiendo de mi aplicación

El aceite es el principal encargado de lubricar, por lo que elegir una viscosidad adecuada para cada aplicación es fundamental. Una viscosidad muy alta aumentará la fricción del fluido, mientras que una viscosidad demasiado baja puede ser insuficiente para proteger las partes móviles.

3) Qué tanta estabilidad mecánica necesito

Durante la vida en servicio de la grasa, su consistencia no debería variar significativamente para poder lubricar de manera efectiva. Busca siempre grasas que tengan alta estabilidad mecánica, existen pruebas como ASTM D1831 para evaluar esta característica.

4) Bombeabilidad mejorada

Sobre todo, si se tienen sistemas centralizados de engrase o bajas temperaturas, la bombeabilidad de la grasa podría ser un factor crítico para asegurar que se está dosificando la cantidad apropiada. Existen datos en las fichas técnicas y también puedes consultar a los ingenieros de Mobil® para conocer la bombeabilidad de las grasas en diferentes tamaños de líneas de lubricación.

5) Resistencia a la oxidación

La degradación de una grasa puede depender de muchas variables, como la temperatura, la exposición a ciertos contaminantes, la frecuencia de re-engrase, entre otros. Busca siempre una grasa que sea capaz de resistir largos periodos de uso que te permita optimizar tu proceso de mantenimiento.

Una vez analizados cuáles son los aspectos más importantes que buscar en una grasa, podrás realizar una selección más consciente e informada de la grasa que mejor rendimiento tendrá en tu equipo.

En Mobil®, contamos con una herramienta para que puedas encontrar el aceite o grasa adecuada para tu equipo. Si tienes más dudas sobre datos específicos de una grasa, pregunta a tu representante de ventas.

¿Cómo podemos ayudarte?